• MB

Red flags que debes conocer para desenmascarar lo que parece saludable (y que no lo es)

Hay comportamientos que van por la vida con bandera de saludable, pero en realidad son prácticas muy nocivas. Descúbrelas y aléjate de ellas.


Tod@s hemos seguido muchas recomendaciones con la intención de llevar una vida más saludable, o cuidar mucho más nuestro cuerpo.


Pero hay que estar muy atent@s porque muchas de ellas son solo alertas rojas, o red flags, que nos indican que algo tal vez no es tan saludable, y que a la larga no nos llevarán a un lugar positivo, ni a tener una mejor salud.


A continuación te hablo de algunas de estas red flags de las que te tienes que cuidar:


Red flag 1: Saltarte comidas

Está muy de moda hacer ayunos intermitentes, en los que te dicen que dejes de confiar en tu cuerpo y lo hagas pasar hambre mucho tiempo.


Hace poco conocí a una chava que estaba en ayuno intermitente y me dijo que se estaba sintiendo bien, que le estaba cayendo perfecto a su cuerpo, que estaba bajando de peso y en general que se sentía excelente.


Sin embargo aquí van unos puntos bien importantes que quizá ella no estaba considerando.


Ella tenía hambre, definitivamente. Estaba mucho más cansada por lo cual prefería despertarse muy tarde, cerca de la 1 o 2 de la tarde, para no tener que lidiar con la ansiedad de tener hambre y no poder comer.


Otro punto del que no se daba cuenta, es que al pasar tantas horas sin comer, el cuerpo se lo cobraba en algún momento del día. Normalmente en las noches tenía atracones duros. Su metabolismo y su salud mental ya se estaban afectando desde esos primeros días de ayuno.


A ver, se vale no comer cuando no tienes hambre o por cuestiones religiosas. Pero hacer de esto una constante e intencionalmente forzar a tu cuerpo a no comer aun cuando te estás muriendo de hambre, definitivamente es una red flag.


Red flag 2: Omitir los carbohidratos

Sí, ya sé que las dietas y productos keto están siendo súper populares, pero la realidad es que los carbohidratos o la glucosa que se produce a partir de los carbohidratos es la principal fuente de energía para tu cerebro y músculos.


Sí amig@s, no todo es proteína, nuestros músculos necesitan carbohidratos para mantenerse fuertes y para crecer. Al dejar de comerlos podemos arriesgarnos a perder mucha masa muscular. Por otro lado, le damos muy poquita energía a nuestro cerebro, el cual suele demandar grandes cantidades para funcionar bien.


Cuando no le damos lo suficiente al cerebro, su funcionamiento no será el mismo. Es decir, tal vez perdamos un poquito de atención y de concentración, pero en algunos casos también cambia la forma de segregar neurotransmisores, y eso provoca un altibajo de emociones que no está nada bonito.


Red flag 3: Evitar reuniones para comer solo lo que tenemos permitido

Les he dicho miles de veces que los alimentos no solo están hechos para nutrirnos.


También tienen un rol social bien importante, de convivencia, de generar recuerdos y lazos. No por nada, las mejores conversaciones se tienen en las cocinas.


Aquí mi única recomendación es: HUYE de esa persona que te diga que tienes que evitar eventos sociales para no tomar o no comer lo que no debes, o que te dice “si vas a cenas, primero cena en casa y después ya llegas nada más a convivir un ratito”.


Esto es de lo menos saludable que puedes escuchar.


Red flag 4: Regresar la comida después de saborearla

Esto de verdad me asusta mucho.


Este consejo lo llegué a escuchar y confieso que creo que estuve a dos de hacerlo en mi adolescencia, pero algo en mi sentido común me dijo “esto no esta bien”.


Y es que hay personas que te recomiendan que para aplicarte super bien (y no comas lo que no debes) chupes, saborees, mastiques esos alimentos y luego los escupas :O


Esto amigos, definitivamente es una conducta que no es nada saludable y que está dejándote a dos pasos de desarrollar un trastorno alimenticio. Aléjate de esto 100%.


Red flag 5: “No pain, no gain”

Seguro esta frase tod@s la hemos escuchado.


Significa que si no te duele, no valió la pena ese entrenamiento o sesión de ejercicio.


Esto es súper ridículo porque cualquier tipo de movimiento te suma, añade valor a tu estilo de vida y tu salud. Ya sea que caminaste, bailaste, levantaste pesas, que hiciste yoga, que nadaste, que corriste, o bien solamente utilizaste tu cuerpo para hacer el quehacer de tu casa, es movimiento y esta muy bien.


El ejercicio o movimiento ideal depende mucho de tus gustos y de lo que tú necesitas y quieres lograr. Hay personas que les gusta ponerse metas y entrenar para una carrera, un maratón, un triatlón, y hay personas que no disfrutan tanto el ejercicio y su único movimiento es haciendo quehacer, bailando o caminando y eso está perfectamente bien.


Pero si me dicen que si no sufro y si no hay dolor, no me va a servir de nada, eso no lo creo pero ni tantito. Es algo también de lo cual te tienes que alejar.


Escucha a tu cuerpo y a tu sentido común

Estas son algunas de las red flags más comunes, pero hay muchísimas más y algunas son muy peligrosas porque como te decía te pueden desencadenar un trastorno de la conducta alimentaria o una obsesión por lo saludable.


Es bien importante que las empieces a detectar y cuando algo no te suene lógico o digas “a ver, esto va en contra de lo que me dice mi cuerpo, de cómo me siento, o va en contra del sentido común, entonces no lo hago ”.


Si tienes dudas, escríbeme un email y con muchísimo gusto te ayudo a ver si algo es saludable o no, o hasta qué punto lo puedes hacer.


¡Ahh! Y recuerda que están abiertas las inscripciones a nuestro Programa Reset, donde vamos a desafiar esta mentalidad de dieta y vamos a desenmascarar todas estas red flags, para cuando se nos presenten estar muy atent@s, saber qué contestar, saber cómo decir “no”, voltear la cara, darnos la vuelta y alejarnos para cuidar nuestro cuerpo, salud física y mental.


24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo