• MB

Nutrición y salud mental: ¿Qué relación hay entre lo que comes y tu cerebro?

Las emociones y lo que te metes a la boca están más relacionados de lo que crees. Aprende cómo comer para tener un mejor ánimo.



¿Hay en realidad una relación entre lo que comes y tu salud mental?


Primero hay que reconocer que lo que comes es solo una pequeña parte de tu salud mental. Hay muchos otros factores como el sueño, la actividad física, el consumo de alcohol, medicamentos o incluso otras sustancias nocivas. También hay factores psicosociales, genéticos, el nivel de estrés o hasta cómo lo manejas, si es que lo haces.


Todos estos aspectos de tu rutina están relacionados con tu salud mental, y a lo largo de la vida puedes toparte con diferentes experiencias que pueden desencadenar o no una depresión, ansiedad o ataques de pánico.


Un ejemplo claro: cuando hacemos ejercicio sentimos cómo tenemos más ánimo, dormimos mejor o que nuestras endorfinas están arriba. Pero cuando tomamos ciertos medicamentos, el efecto secundario puede que extienda la duración de nuestra ansiedad.


O por ejemplo en este úlimo año, el estar encerrados, con una vida social limitada para protegernos de Covid, ha hecho que nuestra ansiedad sea muy alta o que incluso tengamos periodos de depresión.


El impacto que los alimentos tienen en tu mente

Imagina que tu cerebro está funcionando a marchas forzadas todo el tiempo, a todas horas.


Tu cerebro es un órgano muy demandante de energía y de nutrimentos que obviamente provienen de todo lo que comes. Si le hace falta energía, esto puedo llegar a afectar la estructura y el funcionamiento de tu cerebro, y por ende tu estado de ánimo.


Por eso es que tener una alimentación de calidad (por ejemplo cereales de grano entero, una cantidad suficiente de verduras, de frutas, de minerales y antioxidantes) puede hacer que tu cerebro funcione mucho mejor en todos los sentidos.


Veamos cómo funciona esto: la serotonina es un neurotransmisor que nos ayuda a regular el sueño, el hambre y el estado de ánimo. El 95% de la serotonina se produce en tu tracto intestinal. Éste, a su vez, está lleno de células nerviosas y es por eso que el sistema digestivo puede llegar a ser tan importante para la salud mental y no únicamente para tu digestión.


De hecho hoy se sabe que la microbiota intestinal influencia la producción de neurotransmisores como la serotonina. Al permitir que se absorban mucho mejor los nutrimentos, protege el recubrimiento de tus intestinos y limita esa inflamación innecesaria que puede hacer que las señales entre tu intestino y las funciones de tu sistema nervioso no sean las más eficientes.