• MB

Dale amor a tu cuerpo con el súper que compras

Te comparto todo lo que me llevo por lo regular cada vez que visito el súper, para que te des una idea de cómo comer para sentirte bien.


¿PREFIERES ESCUCHAR ESTE ARTÍCULO? HAZ CLIC AQUÍ:

Me encanta hacer el súper. Soy la más fan. Yo sé que a muchas personas les choca y es algo que odian, pero de verdad lo disfruto como no tienes una idea. Y por eso en este episodio te voy a pasar mis consejos para hacer un súper que disfrutes, que te permita explorar muchas opciones y tomar decisiones adecuadas en torno a lo que eliges para consumir en casa.


Este episodio no se trata de restricciones, ni de satanizar alimentos, ni de tener comidas prohibidas ni permitidas, porque esa no es una nutrición real. Eso muy probablemente no lo puedes seguir a lo largo de tu vida y el chiste, como siempre les digo, es tener un estilo de vida que sea sostenible. Es decir, que puedas llevar el resto de tu vida. Y si hay una actividad o un alimento que te gusta mucho, y que te lo estás prohibiendo todo el tiempo, vas a regresar a comerlo en algún momento.


Entonces todos estos conceptos sobre miedo hacia ciertos alimentos, prohibiciones, rechazos o satanización de alimentos, quedan fuera de mi mente y por lo tanto de estos episodios, de este podcast y de este blog.


Elige sabiamente y tu cuerpo y mente te lo agradecerán

Sí, hay formas en que podemos tomar mejores elecciones. Esto tiene que partir NO de la necesidad de control, ni de lo que comes, ni de la necesidad de controlar tu cuerpo, sino de esta necesidad de darle mucho amor a tu cuerpo y de nutrirlo lo mejor posible.


Antes que nada, con nutrirlo lo mejor posible me refiero a cómo lo nutrimos mentalmente. Por eso esta mentalidad de estar a dieta o de “hay alimentos buenos y malos”, tiene que empezar a salir de nuestro organismo lo más rápido posible.


Entonces, ¿cómo elijo mi súper? Yo trato siempre de tener una planeación de lo que voy a comer en la semana o en 15 días. La verdad a veces hago el súper para una semana. Pero a veces como sé que voy a tener una semana pesada o que voy a salir de viaje, hago la planeación para 15 días. Trato de incluir alimentos que me gusten y que sean fáciles de preparar porque honestamente yo no tengo mucho tiempo para dedicarle a la cocina. A pesar de que es algo que me gusta muchísimo y siempre trato de explorar sabores y platillos nuevos, no tengo mucho tiempo para poder quedarme cuatro horas cocinando.


La clave es planear todo lo que te vas a comer

Lo que hago es elegir menús por día, por lo menos para la comida principal.

Hago el tan famoso batch cooking: un día a la semana preparo la base de las comidas de toda la semana. Por ejemplo, mi base para esta semana es caldo de pollo y con él voy a hacer una olla lo suficientemente grande para que en la semana pueda preparar sopa de verduras, caldito de pollo, cremas de verduras, tinga con el pollo que se coció, taquitos de pollo, o hasta un sándwich de pollo con aguacate.


De ahí elijo otros alimentos que pueden ir como guarnición o que pueden complementar, como puede ser un arroz, quinoa, pasta, frijolitos, o guacamole, y obviamente agrego todo esto a la lista del súper y a la del batch cooking.


De ahí trato de elegir de dos a tres frutas y verduras diferentes. Siempre cambio los colores, prefiero los productos que sean de temporada para que estén más baratos y la calidad sea mucho mejor. Puedo llegar a elegir una par de verduras extras para hacer, por ejemplo, unos pepinos con jícamas picaditos con limón, sal y chilito o unas calabazas para asarlas con parmesano y aceite de oliva para cenar. Elijo cosas que me puedan ayudar a tener un desayuno y una cena muy rápida, completa y muy flexible.


Incluye los alimentos más básicos

En mi súper nunca falta yogurt griego, leche, huevos, jamón, queso o pan. De preferencia trato de elegir panes que tengan granos enteros. No los integrales, prefiero los que dicen “granos enteros” o los que sean de masa madre. También llevo cereal de caja porque es una cena o un desayuno muy práctico. Y aquí elijo el que más me gusta, el que me sabe rico. Honestamente no me fijo en los sellos ni en nada más, simplemente busco que sea el que más me gusta porque tampoco lo consumo diario. El reto siempre será el balance.


Suelo comprar de tres a cuatro jugos porque mi esposo ama hacer mezclas de agua mineral con jugo para comer o cenar. También compro barritas o mezclas de nueces, arándanos y otros tipos de granos para tener un snack y poder llevarlo en una bolsita ziplock cada vez que salgo de casa.


Incluyo café porque AMO el café. Fíjense que hace poquito fui con el doctor porque tenía un temita como de acidez y me dijo (y creo que este es un gran consejo): busca un café que no esté ni demasiado tostado, ni muy poco tostado. Pide un café tostado medio, que no sea ni tan ácido, ni con una cantidad de cafeína tan alta, ya que la acidez y el contenido alto de cafeína pueden llegar a generar mucha acidez estomacal. Entonces el consejo es buscar un café con tostado medio término medio para que te caiga mucho mejor.


Para comprar mi café con estas características, ya sea que lo compre en City Market o en la Comer, que la verdad tienen un café de muy buena calidad. O puede ser también en Tierra Garat o en el Café Jekemir que se me hace de los más ricos que hay. Yo utilizo una prensa italiana, que son estas prensas pequeñitas que se ponen en la estufa. Sube el café cuando ya está listo. La verdad es que es de las cosas que más me gusta para empezar mi día.


No te olvides de los snacks del día

Y por supuesto que en el súper también incluyo snacks que sepan ricos y que además me hagan disfrutar y me hagan tener este momento de apapacho. Puedo llegar a elegir papas tipo Sabritas que son de mis favoritas, las blanquitas con sal normal, cacahuates japoneses, o churritos. Últimamente compro unos en línea de una marca que se llama Caxa Amaranto. No saben lo rico que están los churritos enchilados. Tienen unos dulcecitos de tamarindo no tan picositos pero que no saben lo ricos que están y además le dan una variedad diferente a nuestra alimentación, o por lo menos en mi caso porque no suelo consumir amaranto de muchas fuentes.


Y por último (y no sé por qué esta parte siempre la dejo hasta el final) son los alimentos fuente de proteína. Ya sea proteína animal o vegetal. No sé si les había contado antes pero yo hago un esfuerzo grande por tratar de comer por lo menos una comida al día a base de proteínas vegetales y sin ningún tipo de proteínas animales, básicamente por temas del medio ambiente y pues para contribuir con mi granito de arena.


Cómo escoger proteína vegetal y animal

¿Qué es lo que elijo? En mi súper siempre va a haber frijoles, garbanzos o lentejas que es lo que más me gusta y más disfruto. Además de eso siempre trato de traer una porción de pollo, ya sea pechugas ya aplanadas, que están listas para poner en el sartén o unas fajitas de pollo. Llevo algo de pescado, ya sea atún en lonjas grandes tipo marca Tuny, o el atún que ya viene en cuadritos para hacer un ceviche delicioso con atún y mango. Siempre llevo también algo de carne de res o de puerco.


Yo no suelo comer mucha carne, pero como en porciones pequeñitas y lo demás pues le toca al esposo para que se alimente súper bien.


Y listo. Así es como hago mi súper. Como ustedes verán, es muy flexible, muy balanceado. En realidad creo que no es tan difícil pero de repente siento que nos meten ideas tan complicadas en la cabeza, como por ejemplo el otro día escuché que tienes que empezar haciendo el súper por los perímetros, osea lo que está pegado a la pared porque ahí es donde están “los alimentos de calidad”. Y perdóname pero los alimentos de calidad los encuentras en cualquier parte. Tampoco tenemos que llenarnos la cabeza de ideas como “solo las frutas y verduras son de calidad y lo demás no vale la pena porque es procesado”.


That’s bullshit.


Por supuesto que van a haber alimentos con mayor calidad, pero no porque sean procesados o no, sino por cómo están hechos. Para eso te recomiendo que revises el listado de ingredientes. Por ejemplo, si yo estoy buscando una crema de cacahuate que es algo que me gusta tener en casa, espero que el primer ingrediente sea cacahuate. Y aquí es un poco intuitivo, pero pues están de acuerdo que si es crema de cacahuate el primer ingrediente debería ser cacahuate, ¿no? O almendra, o algo que tenga que ver con nueces o semillas, no un tipo de grasas o aceite, ni mucho menos azúcar.


Asimismo si estoy buscando un jugo de frutas que sea natural, espero que en los ingredientes diga que únicamente contiene jugo de frutas 100% natural. O bien me compro de estas garrafas pequeñas de jugos, que en algunos supermercados ya están como exprimidos directo de la fruta y nada más te los venden en estos garrafoncitos.


El hacer tu súper saludable, en balance y que disfrutes no es tan complicado. Pero de todos modos si necesitas algo de ayuda avísame. Mándameme un correo electrónico a moxiebalance@gmail.com, o mándame un mensajito directo en Instagram en @moxiebalance.



¿Quieres recibir artículos como este en tu correo? Suscríbete a mi blog anti-dietas.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo