• MB

Alimentación consciente: Mejora tu salud mientras disfrutas la comida

Conoce lo que la consciencia de tus hábitos alimenticios puede hacer por tu cuerpo, tu mente y tu bienestar.


Comida en restaurante
Foto de Jay Wennington en Unsplash

Tener una mayor consciencia alimentaria o comer con atención plena nos beneficia de muchas formas.


Nos ayuda a estar satisfechas con la comida que comemos, a disfrutarla mucho más, a tener una mejor digestión y también a tomar mejores decisiones respecto a los alimentos que ingerimos.


La alimentación consciente nos recuerda el por qué y para qué nos metemos a la boca tal o cual alimento.


Si no prestas atención ¡hay repercusiones!


Es súper común que comamos nada más por comer, que no estemos con una atención plena y esto tiene repercusiones.


Por ejemplo, si vas al cine y pides una bolsa gigante de palomitas, es muy probable que te las acabes antes de que termine la película. Esa acción no es 100% consciente porque tu atención está en la película y no en tu cuerpo, tu degustación de las palomitas y tu consumo en general.


Quizas terminas por comer mucho más de lo que tu cuerpo necesita, más de lo que te hace sentir bien. Sales del cine y te duele la panza o estás inflamada, con reflujo y te sientes mal porque comiste más de la cuenta.


La alimentación consciente es justamente eso: ponerle atención a lo que hacemos, a la comida y cómo la ingerimos. NO es ponerle atención a cuántas calorías consumes o cuáles macronutrimentos dejas fuera o no de tu dieta. No se trata de eso.


Es una consciencia más integral en donde te das cuenta de qué estas comiendo, si te está gustando y si en verdad lo estás disfrutando.


Un ejercicio increíble es saborear los bocados para descifrar qué ingredientes están dentro de la preparación. Por ejemplo, cuando pruebas un trozo de chocolate puedes preguntarte qué tanto sabe a cacao, qué tanto a azúcar, a leche o si tiene almendras o canela, y eso te lleva a disfrutar este alimento mucho más.


Además, está comprobado que cuando disfrutamos el alimento, la satisfacción llega antes.


Así qu